La vacuna al microscopio. Parte 2: La fiebre del grafeno

Actualizado: 25 ene


Recomendación:



Lean la primera parte de la entrevista si aún no lo han hecho o repásenla antes de leer esta si quieren seguir el hilo.









LA PREGUNTA DEL LECTOR

A raíz de la primera parte de esta entrevista que no deja de crecer, Juan Antonio Alija Esteban, seguidor de La quinta columna―con quienes no tenemos relación, pero a quienes agradecemos enormemente la difusión de la misma en uno de sus directos― se puso en contacto con nosotros. Recordad que podéis hacerlo cuando queráis. Solo tenéis que enviarnos un email a la dirección de correo que aparece en la página web.


«Con la esperanza de que se realice la parte II, me atrevo a proponerle una posible pregunta. ¿Ha observado grafeno en alguna insulina?

Tengo una hija con diabetes que no se ha vacunado contra el COVID-19, pero sí se inocula diariamente dos tipos de insulinas. De unos meses para acá no somos capaces de controlar adecuadamente la glucemia en sangre. He leído que los diabéticos son un colectivo con muchas bajas por COVID en la presente "pandemia". Somos muchos los preocupados por saber de la existencia o no de grafeno en un medicamento de uso diario y en cantidades, en ocasiones, elevadas. Es impagable la labor de unos pocos profesionales, en diversos campos, que ejercen como tales. Ojalá, en algún momento, la sociedad le reconozca sus méritos. Muchas gracias. Un saludo».

Respuesta: Tenemos varios viales de insulina de distintas clases (retardada…). Aún no tenemos los resultados. Sí podemos decir que hemos leído la patente de una insulina donde incluye al grafeno en su composición. Informaremos en cuanto tengamos los resultados y te enviamos la patente para que lo compruebes. Ten en cuenta que no será un indicio definitivo hasta que no tengamos las imágenes al microscopio.



ENTREVISTA A IGNACIO D. MARTÍN CARO

PARTE II: LA FIEBRE DEL GRAFENO

«Una vez dentro de la célula, produce los mismos efectos que la infección por SARS-CoV-2».

DFA: Atendiendo a tus descubrimientos, ¿Qué relevancia crees que tiene la vacuna a la hora de combatir el virus?


IMC: Lo desconozco. Pero, una vez que se ha encontrado contenido no declarado en estas vacunas, como científico ya soy escéptico del resto de componentes de las mismas. Así que habría que analizar la parte biológica de la vacuna a ver si encontramos ese ARN mensajero que codifica la proteína Spike. Esto es relativamente fácil de hacer con los medios adecuados. De verdad, por mucho que lo afirmen los medios de comunicación no se sabe exactamente qué es lo que produce esta enfermedad. Ahora mismo se están produciendo supuestos contagios en personas vacunadas, pero la sintomatología coincide con los posibles efectos secundarios de estas vacunas tal y como se recoge en la literatura científica. Existen multitud de estudios in vitro que muestran la toxicidad de esta proteína. Ten en cuenta que esta proteína se une al mismo receptor ACE2 que el SARS-Cov-2 pudiendo desencadenar la misma sintomatología que el ciclo de infección del SARS-CoV-2. Para complicar aún más la cosa, existe otro síndrome post vacunal bastante bien estudiado llamado Respuesta Inmunológica Dependiente de Anticuerpos (ADE). Esto ocurre porque cuando el virus muta, como supuestamente está ocurriendo ahora con las nuevas cepas, los anticuerpos producidos por las vacunas anteriores no son específicos para estas nuevas variantes y se forman unidades sub neutralizantes antígeno-anticuerpo haciendo que el virus entre en determinadas células de nuestro sistema inmune, como los macrófagos. Debido a la inespecificidad, el virus se desprende del anticuerpo en su interior y comienza a replicarse produciendo la misma sintomatología que la infección por el propio virus, o incluso más grave. A día de hoy no sabemos si la sintomatología que estamos observando corresponde a las nuevas cepas del virus o a efectos secundarios de estas vacunas. Esto es lo que se está discutiendo a día de hoy entre los científicos expertos en el tema. Como ves, dista mucho de lo que escuchamos o leemos en los medios de comunicación. Y para terminar de darle la vuelta al rizo y complicar esto aún más si cabe, el Síndrome de Irradiación Agudo (ARS), supuestamente producido por la interacción del grafeno con la Radiación Electromagnética (REM), también comparte las mismas rutas fisiopatológicas.

DFA: ¿Se ha publicado algún análisis oficial de la vacuna?


IMC: No. Se supone que la Agencia Española del Medicamento hace sus controles de calidad como se recoge en sus protocolos, pero no se han hecho públicos el resultado de esos controles.



DFA: ¿Podrías describirnos el ciclo de infección del SARS-CoV-2?


IMC: Este virus entra dentro de las células vía el receptor ACE2. Todas las células que expresen en su membrana este receptor son buenos candidatos para la infección con este virus. Una vez dentro de la célula, se produce un efecto citotóxico directo que provoca un desequilibrio en el metabolismo de las células que puede llevar a la muerte celular. La infección también puede afectar a un sistema enzimático muy importante llamado Renina-Angiotensina. Este complejo sistema de regulación de fluidos corporales también es dependiente del receptor ACE2 y es de gran importancia fisiológica y fisiopatológica en la homeostasis de la presión arterial y del metabolismo del agua y del sodio. Cuando se desequilibra se puede producir daño tisular, inflamación, vasoconstricción e incremento de la permeabilidad celular. Si la infección progresa se produce un tercer efecto que es daño endotelial y trombo-inflamación, con un descenso de la fibrinolisis y aumento de la producción de trombina. Por último, se puede producir la desregulación del sistema inmune, que desencadena una inmunidad innata hiperactiva con tormenta de citoquinas. Pero este ciclo de infección no se produce igual en todos las personas. Hay personas con un metabolismo celular y un sistema inmune que responden a la infección del virus antes de que desencadenen todos o parte de estos desequilibrios fisiopatológicos. En estos casos, la enfermedad se queda en una gripe común o puede evolucionar hasta producirse lo que comúnmente se denomina COVID severo.

DFA: Quieres decir que, como ya sabemos, el virus y sus distintas cepas nos afectan de forma diferente. ¿A qué personas puede hacer más daño?


IMC: A las que tienen un estado de salud más delicado. A personas ancianas y con comorbilidades; personas inmunodeprimidas, en general. También a personas con enfermedades autoinmunes. Ten en cuenta que la probabilidad de que la infección progrese a su fase más severa es mayor con quienes tienen un sistema inmunitario comprometido.

DFA: Entonces ya es bastante dañino por sí mismo. ¿Qué aporta la posible presencia de grafeno en las vacunas?


IMC: El grafeno, a parte del factor coagulante de la sangre, también produce un efecto citotóxico directo que puede desencadenar la misma respuesta fisiopatológica que produce la infección por SARS-CoV-2 y que acabo de describir.

DFA: ¿La misma respuesta fisiopatológica? Alguna diferencia habrá...


IMC: La única diferencia es que el grafeno no ingresa a la célula vía receptor ACE2, sino por peroxidación de la bicapa lipídica o por vacuolización, dependiendo del tamaño y la estructura de estos nanocompuestos, cuya familia es amplísima. Una vez dentro de la célula, producen los mismos efectos que la infección por SARS-CoV2. Existe mucha literatura científica sobre la citotoxicidad de estos compuestos y esa es la conclusión que sacas cuando la revisas. Pero ocurre algo más que hay que tener muy en cuenta: estos nanocompuestos interaccionan con el campo electromagnético al que estamos expuestos, en mayor o menor medida, por medio de diferentes fuentes. Lo hacen modulando y amplificando dicho campo. Aquí aparecen los problemas. Porque al amplificar dicho campo lo mete dentro del límite entre la radiación ionizante y la no ionizante. Digamos que la energía de dicho campo depende de su frecuencia. En principio, el campo electromagnético de las antenas de telefonía y demás no tienen la energía suficiente para afectar a nuestra salud, pero el grafeno aumenta su frecuencia hasta tres órdenes de magnitud, de megaherzios a teraherzios. Para entenderme mejor, hay que mirar la gráfica del espectro electromagnético y ver cómo esta ordenado en función de su frecuencia. Si esto fuese así, la interacción del grafeno ingresado en el organismo con el campo electromagnético de nuestro alrededor podría producir un síndrome de irradiación en determinadas personas.



DFA: Esto que afirmas resulta bastante terrorífico.


IMC: De momento es solo una hipótesis. No se ha comprobado aún a un nivel estrictamente científico. Sin embargo, aunque parezca increíble, existe literatura científica que relaciona la infección del SARS-CoV-2 con el Síndrome de Irradiación Agudo (ARS). En esos artículos se describe cómo coinciden las afectaciones a nivel fisiopatológico de ambas enfermedades. En cualquier caso, los autores de estos estudios no establecieron una relación causa efecto entre ambas enfermedades. Señalaban su similitud para usar la misma medicina que se usa en pacientes irradiados, ya que, como ellos mismos describen, siguen rutas similares.

DFA: Llegados a este punto, creo que los profanos en la materia necesitamos entender algunas cosas. Permíteme dar un salto atrás en la entrevista. ¿Qué es el grafeno? ¿Cuál es su origen?


IMC: Es una sustancia compuesta por carbono puro, con átomos organizados en un patrón regular hexagonal, parecido al grafito. Fue descubierto en 2004 por dos científicos de origen ruso: Andre Geim y Konstantin Novoselov. Pero la «fiebre del grafeno»empezó en 2010, año en el que estos investigadores recibieron el Premio Nobel de Física.

DFA: ¿En qué consistía esa «fiebre»?


IMC: El grafeno es un material que causó mucha expectación tras su descubrimiento hace unos quince años, debido a la resistencia y otras cualidades que lo colocaban en el futuro de muchos instrumentos y áreas, desde los componentes hasta la genética.

DFA: ¿Qué propiedades tiene?


IMC: Es un material transparente con alta conductividad térmica, alta conductividad eléctrica, alta elasticidad y flexibilidad. Tiene una alta dureza y una alta resistencia, y no le afecta la radiación ionizante. También es capaz de generar electricidad mediante exposición a la luz solar.




DFA: Una joyita que promete la capacidad de tener múltiples aplicaciones...


IMC: Efectivamente, en infinidad de áreas: electrónica, informática, telefonía móvil, sector energético, industria del blindaje, industria automovilística, industria del motor y combustibles, industria alimentaria, tratamiento de aguas, desarrollo de la ciencia y biosensores.









DFA: ¿Biosensores? ¿Puedes explicarnos este concepto?


IMC: Un biosensor es un dispositivo que sirve para detectar compuestos a través de reacciones específicas. Básicamente son dispositivos analíticos que incorporan un material biológico y/o biomolecular. Un biosensor contiene un bioreceptor que reconoce un analito y convierte su respuesta biológica correspondiente en señales eléctricas, ópticas o mecánicas equivalentes por medio de un transductor físico-químico o microsistema de transducción que puede ser óptico, electroquímico o mecánico. En resumen, son nanodispositivos artificiales biocompatibles con diferentes usos en biomedicina.

DFA: ¿Por ejemplo?


IMC: El grafeno es compatible con la administración de fármacos, terapias contra el cáncer o biosensores gracias a su gran superficie, biocompatibilidad y estabilidad química. El de los biosensores es otro campo abierto a esta tecnología. El grafeno tiene un rendimiento excepcional en la detección de toxinas de los alimentos, de la contaminación ambiental, los gérmenes y bacterias específicas. Se puede aplicar, a su vez, a la secuenciación de ADN, algo crucial para estudiar las enfermedades de origen genético, los tipos de cáncer y los problemas en los sistemas inmunológicos. También pueden utilizarse para el diagnóstico clínico.

DFA: Así que, en buenas manos, podría hacernos mucho bien, ¿no?


IMC: Por supuesto.

DFA: Según vuestra teoría no parece haber caído en buenas manos... ¿Qué crees que pretenden?


IMC: Nosotros simplemente encontramos estructuras al microscopio tras unas observaciones de fenómenos anómalos relacionados con la vacunación. A partir de ahí el campo para la especulación está abierto. Personalmente, pienso que existe una intencionalidad con la pretensión de la vacunación mundial con vacunas con patentes con secretos comerciales aprobadas de emergencia que contienen componentes no declarados, que no inmunizan, que tienen múltiples efectos secundarios y cuyos estudios de seguridad y eficacia todavía están en curso, como indican los propios fabricantes. No tienen sentido que se introduzca un pasaporte inmunológico con este tipo de vacunas cuando los vacunados también pueden contagiar. Parece que los tiros van por otro lado. Así que nos encontramos ante un escenario de tormenta perfecta donde, hasta que no se haga más investigación, es muy difícil explicar el origen de todas las sintomatologías que estamos observando. ¿El escape vacunal por las nuevas cepas?, ¿los efectos secundarios de las vacunas por la toxicidad de la proteína Spike o el ADE? ¿La propia toxicidad del grafeno amplificada por la Radiación Electromagnética y el ARS? ¿Una mezcla de ellas? Desde el punto de vista estrictamente científico todavía lo desconocemos.

DFA: Los organismos oficiales podrían cortar fácilmente y de raíz con esas especulaciones. Me pregunto por qué no lo hacen. Seguimos la semana que viene…


IMC: Eso mismo nos preguntamos todos.




640 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo