EN NOMBRE DE LA HUMANIDAD


ENTREVISTA A UN CIUDADANO DE ORIGEN BIELORRUSO


«A mí siempre me indignaba que EEUU metiera sus tropas por todos lados».


Como si de una obra teatral macabra se tratara, los medios de comunicación han sustituido el escenario pandémico, que aún sigue beneficiando a las empresas farmacéuticas, por un escenario bélico en el que la industria armamentística es ahora la que se está llevando gran parte del pastel. Ambas cosas por el bien y en el nombre de la humanidad, como si EEUU y la UE tuvieran el monopolio de este concepto. La invasión de Rusia es un acontecimiento de consecuencias tan terribles para quienes lo viven como la intervención militar de la OTAN sobre los ciudadanos de Kosovo, o como cualquier otro país en guerra en la actualidad (Congo, Yemen, Afganistán...). Pocos medios oficiales hablan sobre los crímenes y los abusos provocados por el sistema capitalista y de los intereses económicos que respaldan un conflicto que se cobrará miles de vidas humanas. Porque nuestro mundo le pertenece y nosotros pertenecemos a ese mundo. Como si nosotros tuviésemos más derecho a vivir, como si el dinero importara más que la vida. Y así seguimos con nuestras vidas: con sus valores decadentes inoculados y con los cerebros contaminados por los cantos de sirena de su modelo de sociedad. Pero es que todo es tan wonderful, tan cool… Qué vergüenza de gobernantes incapaces de detener una guerra por la vía diplomática y capaces de generar otras en otros lugares del planeta haciéndonos creer que sus guerras sí son necesarias.



En la entrevista que publicamos hoy,

un ciudadano de origen bielorruso con familiares en Ucrania nos habla sobre el papel de su país en el conflicto y opina sobre la situación actual, entre otras cosas.


Espero que os resulte tan interesante como a mí.


DFA: ¿Cuál es la visión del conflicto entre Ucrania y Rusia en Bielorrusia desde el punto de vista de sus gobernantes?


CB: El presidente de Bielorrusia afirma que no hay tropas suyas en Ucrania, pero si le hace falta a Rusia se las proporcionará. Y apoya a Putin, por supuesto.



DFA: ¿Cómo definirías al presidente de Bielorrusia?


CB: Pues es un autócrata, terrorista y asesino. Lleva en el poder 26 años, asesina o mete en la cárcel a sus opositores, tiene atemorizado a su nación, no cuenta con su opinión, tiene comprados a todos los jueces, políticos. Celebró un referéndum en el que modificó la Constitución.



DFA: Pero ha sido elegido y reelegido por sus ciudadanos democráticamente…


CB: Sí, pero no, las elecciones fueron manipuladas. Por eso en las últimas elecciones salió la gente a manifestarse pacíficamente y fueron aplastados por la milicia. Las elecciones democráticas fueron un paripé.


DFA: Salvando las abismales distancias en materia de derechos humanos, el debate de la manipulación de las elecciones en democracia también se abre en nuestro país cada vez que nos enfrentamos a unas elecciones generales. La cuestión de la falta de independencia de los poderes públicos... También aquí se habla de reformas constitucionales y de que las elecciones son un paripé. ¿Qué crees que falla en los sistemas democráticos?


CB: Creo que no se trata de fallo de sistema democrático u otro, creo que los planes que un político tiene para su país son bonitos en papel, pero no siempre se pueden conseguir. Además, nunca quedas bien con todos, siempre va a haber alguien que no está de acuerdo, ya sea el pueblo, otros políticos o incluso los gobiernos de otros países. Los planes van cambiando sobre la marcha adaptándose a la realidad y los recursos. Si cogemos la situación actual de Ucrania, nadie en el mundo pensaba que iba a empezar la guerra, y ahora los planes de muchos países han cambiado. Georgia ahora quiere entrar en la Unión Europea, Finlandia quiere entrar en OTAN, otros países ayudan a Ucrania con sus recursos militares y económicos. Si no hubiera pasado, la historia hubiera seguido otro rumbo, a eso me refiero. Bueno, y lo que eso ha supuesto para Rusia ya ni te cuento, ha cambiado por completo su situación interna y externa, y del resto del mundo también. O sea, ha cambiado todo. El poder democrático no sé si tiene fallos, ya te digo, no soy tan buena en esa materia que roza la filosofía sinceramente. Falla cuando deja de serlo y queda solo en un papel; cuando solo queda el nombre democracia, pero en realidad es una dictadura.



DFA: Nada justifica la barbarie ni el poner en riesgo la vida de un solo ser humano y Putin avisó de que se tomaría la adhesión de Ucrania a la OTAN como una declaración de guerra... Si pensamos en el histórico enfrentamiento entre EEUU y Rusia, no es tan extraño que Putin se negara a tener tropas americanas en sus países limítrofes.


CB: Sí, por supuesto. A mí siempre me indignaba que EEUU metiera sus tropas por todos lados.



DFA: En cualquier caso, al final somos los ciudadanos quienes pagamos las ambiciones de nuestros gobernantes, en el caso del conflicto ruso ucraniano incluso con sus vidas. Todo por mantener el poder y obtener una supremacía cultural, económica y mercantil. ¿No te parece absurdo?


CB: Así es. Ucrania quiere crecer, desarrollarse, mejorar; y es lógico. Lo que me parece absurdo es que Putin lo interprete como una amenaza cuando supera a Ucrania en ejército o en armas. Aunque no sería tan absurdo si en realidad tenía planes para Ucrania.


DFA: ¿Cómo están viviendo tus familiares ucranianos el conflicto? ¿Qué noticias te llegan desde allí?


CB: Viven en un pueblo del cinturón de Kiev, que yo sepa ahí no han llegado las bombas, pero hay tanques por las calles, las tiendas están cerradas, se abren una vez a la semana y durante una hora. También tienen problemas con internet , no siempre tienen conexión. De ánimo están bien, dicen que siguen su vida, no tienen a donde huir, y que no se rendirán tan fácilmente, no se arrodillarán.



DFA: ¿Quieres decir que darían su vida por su país?


CB: No puedo responder a eso, habría que preguntárselo a ellos.



DFA: Muy buena respuesta. Haré lo posible. Pero, ya que tú eres la entrevistada, ¿qué opinión tienes sobre la idea de que los ciudadanos den la vida por su país?


CB: En el caso de Ucrania, lo veo como un acto de heroísmo; y en cualquier otro caso, en realidad, siendo un país atacado. Fue atacado con la premisa de que estamos liberando a Donetsk y Lugansk, pero solo es una excusa. La guerra en realidad empezó en 2014. Creo que Putin pensó que iba a tener el mismo resultado y no se esperaba la resistencia, por eso te digo que los planes cambian sobre la marcha.



DFA: ¿No debería ser nuestro país quien renuncie a algunos de sus intereses por la vida de sus ciudadanos?


CB: Ucrania quiere paz y el presidente Zelenskiy está dispuesto a sentarse a dialogar. El que no quiere hacerlo es Putin. Lukashenko propuso que se encontraran en Bielorrusia y Zelenskiy dijo que en cualquier sitio menos allí porque no se fía. También tengo que decir que la gente se alista voluntariamente a las tropas, nadie les obliga. Hay colas, literalmente. Es un país que se ha unido por la misma idea de ganar y de ser libres.



DFA: Qué pena que tengamos que luchar con nuestras vidas por la libertad. Gracias por tu tiempo y por tus opiniones. Esperemos que este sinsentido lo solucionen nuestros políticos lo antes posible sin necesidad de que se derrame más sangre.


CB: Gracias a ti por entrevistarme. Solo espero el mejor desenlace posible y fin de guerra ya que el ser humano tiene la habilidad de acostumbrarse a todas situaciones y convertirlas en nueva realidad y norma y no creo que eso sería un buen camino para la humanidad.


Una hora más tarde, el entrevistado me envió el siguiente mensaje: «Acaban de comunicarme que mi familia de Ucrania ha tenido que huir a un pueblo más alejado, porque el suyo ha sido atacado».



David F. Agredano

271 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo